Bodas Egipcias

En realidad, en Egipto el matrimonio no tenía carácter sagrado y la gente no se casaba en una ceremonia especial, como se acostumbró en todos los pueblos mucho más tarde. El rito nupcial no existía, ni aun entre los faraones. A lo sumo la pareja concurría a un templo y se tomaba de la mano ante la estatua del dios, con lo cual quedaba formalizada la unión. Lo más frecuente es que el día de la boda los familiares de la novia llevaran a la casa del novio los bienes que componían la dote. Lo que nunca faltaba era la fiesta, donde se bebía mucha cerveza y se comían los manjares más exquisitos. En la mesa del faraón sólo se tomaba vino y los platos de carne de hiena constituían el manjar favorito. Lo que sí existía -y en grado muy frecuente, sobre todo entre la nobleza- era la infidelidad conyugal.

En los cantos de amor de los cuales se han encontrado cientos de ejemplos, los jóvenes, por lo general, le dan a su amada el nombre de “hermana” y ellas también le dicen “hermano” a su enamorado, ya que los faraones solían casarse con sus hermanas como un modo de preservar la pureza de su casta y la palabra comenzó a ser usada por todas las clases sociales como sinónimo de enamorada o esposa.

a III dinastía del Imperio Antiguo egipcio fue la primera en utilizar un anillo para el dedo. Para los egipcios, el círculo, carente de principio y de final, significaba eternidad… y éste era, en cierto modo, el compromiso del matrimonio.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.